¿Cómo serí­a quedar en las zapatos de un asexual?

Novedades destacadas sobre Estilo de vida

La activista Patricia Fernández cuenta su pericia en tiempos sobre hipersexualidad en redes sociales.

Su mensaje es un camino an una dimensión del sexo que pocos conocen, en el que importa más el autoerotismo que el acto compartido.

La idea sobre lo ‘normal’ es cruel desplazándolo hacia el pelo opresora. Resulta una mano que, en la ocasión menor diseí±ado, aprieta potente hasta producir dolor. Un escuelero en Cali an aspecto sobre graduarse está cansado sobre sus compañeros sobre universidad. Ellos no entienden por qué se desconecta simple sobre la conversación cuando hablan sobre sexo en las tiempos libres. El joven ocurre sobre extenso en el diálogo, como cuando se localiza notas en la red con titulares como 5 poses Con El Fin De excitar a tu pareja. Pareciera que las compañeros desplazándolo hacia el pelo los medios sobre difusión hablan el mismo jerga cuando de sexo se trata. El placer tiene volumen, nº de orgasmos, cantidad sobre parejas. Por pensar distinto, el mozo caleño es conocido igual que un adulto inusual. a sus 23 años de vida es asexual, aunque en misterio. ¿Asexual a su edad así­ como en la universidad? La duda surge como guardabarros de tiburón en el mar, rondando en la idea sobre lo “normal”. Es inevitable que el escuelero se sienta extraño. Los señalamientos se encuentran a la equilibrio del fecha, por eso reside en silencio sitios de citas para adultos de pueblo así­ como con pavor.

La sexóloga Martha Mejía define la asexualidad igual que la ausencia de atracción sexual hacia una diferente sujeto. El protagonista de esta historia explora desplazándolo hacia el pelo disfruta su libido. Su intimidad no abarca a otro adulto ni an una diferente fémina, de él la empresa serí­a lo de menor. “El asexuado puede vivir en autoerotismo. Los miembros masculinos experimentan la erección y no ha transpirado las hembras, la lubricación. Nadie les atrae de intimar pero deben un comportamiento sexual activo”, explica Mejía.

¿Qué implicaciones posee el autoerotismo en un asexual? ¿Puede vivir sin pareja? (otra duda automatizada, cruel, que encasilla). Patricia Fernández serí­a activista de Aven, una red que visibiliza a la colectividad asexual a través de pí¡ginas sociales. Con el fin de inquirir en el asunto, Patricia deje de su misma experiencia. La novia resulta una de las 70 millones de gente en el mundo que son asexuales. “Todavía la asexualidad serí­a poquito conocida desplazándolo hacia el pelo en algunos países serí­a patologizada. Ciertos profesionales sobre la salud la ven igual que un trastorno”, sostiene la argentina de 36 años, radicada en España. “A las 15 años de vida busqué una solucií³n y no ha transpirado no la hallé. Mi vida habría sido distinta En Caso De Que hubiera visto mi epíteto. Descubrirla me trajo hermandad, dejé sobre entrar en un frasco al que da la impresión obligado pertenecer”.

Otra mirada

Las asexuados replantean las convenciones del amor. Se enamoran desprovisto desear a las parejas. En caso de que establecen la trato con alguien que tenga su misma orientación, tienen la elección sobre formar un vínculo hondo con un alosexual (que sí experimenta entretenimiento sexual hacia otros). Conforme Patricia Fernández, en la mayoría de aquellos casos, los asexuales consienten que las novios o esposos posean sexo con otros.

Prohibido confundir

La médica Martha Mejía traza una camino entre la asexualidad desplazándolo hacia el pelo la abstinencia. En ninguna medida son comparables a pesar sobre las coincidencias. “Hay quienes se someten a un celibato por creencias religiosas desplazándolo hacia el pelo eso los aleja completamente de el sexo. En marchas la asexualidad es una capacidad que halla otras formas de tener placer –afirma Mejía–. Nunca existe diferencias desmedidos dentro de un buen clímax masturbándote, con tu pareja, disfrutando un plato de comida, escuchando la canción o viendo ganar a tu equipo de fútbol”.

¿Se nace o se hace?

Desde la adolescencia, el mozo caleño sintió su falta sobre distracción hacia las otras. Si en el colegio dudaba de las deseos, en la actualidad lo sigue practicando con un sentimiento sobre frustración. Se percibe como un mozuelo que quizás necesita favorece profesional. No obstante un jornada su incertidumbre la transforma en coraje. Escribe a la red Aven un e-mail electrónico. Se presenta anteriormente de plasmar un puñado de preguntas. Busca la voz sincera que nunca lo juzgue. Al otro flanco, en España, Patricia Fernández le responde. Un mensaje en particular se queda grabado en la memoria del escuelero “Yo nunca creo que proceder del clóset sea para todo el mundo, ni que haya que gritarlo a los cuatro vientos. Conozco lo que serí­a la observación dura sobre la mundo y cómo duelen los prejuicios. Debes quererte así­ como respetarte. No intentes entrar en un matriz que no es el tuyo. Tarde o temprano ‘ese molde’ se rompe, porque nunca es el nuestro”. El escuelero lee las términos y no ha transpirado las memoriza.

las retos

Los asexuales enfrentan estigmas. Importantes veces a Patricia le dijeron que lo suyo era un inconveniente hormonal. Inclusive médicos llegaron a decirle que, si seguía carente tratarse, se quedaría sola. “Muchos hablan por motivo de que nunca comprenden, buscan lo evidente desplazándolo hacia el pelo lo evidente serí­a acontecer homogéneos”, apunta. Su activismo para que otros asimilen su naturaleza serí­a su bandera. En la era sobre la hipersexualización, la novia postura por una educación sexual que se fundamente en la multiplicidad. “La expresión ‘raro’ no serí­a mala, en el final todos amamos una ‘normalidad’. No obstante, cualquier lo que no encaja dentro de esa normalidad imperante no serí­a nefasto, nunca merece cuestionamientos o ideas de rechazo”, dice.